Cuando la quimera te llama “papá”

La historia de Nina Tucker es quizá una de las historias más conmovedoras dentro del manga y anime de Fullmetal Alchemist. Llegar a pensar que un ser humano utilice a su propia hija (y a su perro) con objetivos puramente científicos y ambiciosos llega a ser algo realmente espeluznante. Es quizá por eso que el caso de Nina y Alexander no pasa desapercibido entre la comunidad de fans y siempre es motivo de discusión en el que el padre de la niña es el que tiene todas las de perder.

Es bien sabido que Hiromu Arakawa no “se inventa” este tipo de situaciones y casi siempre se basa en casos que realmente existieron y siguen existiendo en la actualidad. Ella se documenta, manipula la información y la incluye de una manera espectacular en la trama de FMA. No es de extrañar entonces las variaciones notorias que vemos en la alquimia real y en la del mundo alquímico de Arakawa, tampoco sorprende las referencias a la Segunda Guerra Mundial, países, épocas, tecnología, genocidios y por supuesto avances científicos que es al final lo que hace tan especial a este manga.

Hace unos meses, leyendo el blog Fogonazos me encontré con un breve pero estupendo artículo llamado “Cuando el experimento te llama papá” (de allí el título del post). Allí nos habla de diversos casos, entre ellos el del psicólogo Winthrop Niles Kellogg quien en 1931 utilizo a su hijo Donald (en aquel entonces de 10 meses) para interactuar con una chimpancé. La intención del científico era que el niño le enseñara cosas al mono pero al parecer ocurrió lo contrario, fue el niño quien se empezaba a comportar como el animal al lamer la comida del suelo o emitir extraños sonidos.

Según la doctora Deborah Linebarger la razón de que usen a sus hijos en sus experimentos e investigaciones se debe principalmente a que no tienen a otras personas con quien experimentar (sobre todo niños) y utilizan a los suyos con esos fines. Ella misma realiza actualmente un estudio sobre el impacto de los medios de comunicación en los infantes, ¿sus conejillos de indias? Sus cuatro hijos.

Así fue que personas como el profesor Arthur Toga realizó resonancias magnéticas a sus hijos para avanzar en sus investigaciones sobre estudios neurológicos, también el doctor Stephen Camarata tiene a sus siete niños bajo estudios de aprendizaje y Deb Roy ha colocado 11 cámaras y 14 micrófonos en su hogar para grabar los primeros 3 años de vida de su propio bebé… en pleno siglo XXI.

Todo en nombre de la ciencia.

Otro caso muy sonado en su momento fue el de “El niño aterrorizado en nombre de la ciencia” o “El caso del pequeño Albert” un nene de 11 meses que fue el principal protagonista de un experimento muy controvertido sobre el condicionamiento del miedo y que fue realizado por sus padres John Watson y Rosalie Rayner en 1920. Cuenta la leyenda que el niño terminó aterrorizado y jamas pudo perder el miedo a las cosas y animales que sus padres utilizaron para inculcarle temor (aunque no se a comprobado tal versión).

No voy a poner en duda lo que siempre se a dicho: Muchas veces la ciencia avanza porque hubo científicos temerarios que se atrevieron a ir en contra de lo establecido. Desde la astronomía con Nicolás Copérnico o Galileo Galilei, pasando a la biología con Charles Darwin. La diferencia es que en muchas de esas ciencias no se necesitan humanos para experimentar. Es en medicina y psicología donde principalmente se buscan seres vivos para llevar a cabo investigaciones de todo tipo. Muchas veces se utilizan animales (algunas cruelmente, como por ejemplo, el caso de Laika) pero hay veces que el uso de humanos es inminente. Tal y como ocurrió a la hora de poner a prueba la vacuna contra la poliomielitis (la vacuna Salk) cuyo creador Jonas Salk inyectó a su propio hijo en 1954 teniendo un excelente resultado y mirando desde la perspectiva de nuestros tiempos a salvado millones de vidas. Por suerte el experimento fue un éxito. Algo que muchas veces no ocurre.

Podríamos hablar largo rato sobre temas parecido como el celebre caso de “Las quintillizas Dionne” en Canadá o los niños victimas del “Ángel de la Muerte”, el doctor Nazi Josef Mengele, (un caso curioso que lo involucra a él es el de los Niños Gemelos del Brasil) y aun así no dejaría de parecernos tristes situaciones tan horribles como estas. Si experimentar con animales muchas veces es demasiado cruel, llegar a manipular y dañar a los de tu misma especie, principalmente a los niños, puede llegar a ser desgarrador.

Uno de los relatos que más me impresionaron mientras investigaba sobre esto fue el articulo titulado: El experimento que gritaba “Ya no más”. El caso de una niña cuyo padre le prohibía hablar o emitir sonido alguno ya que la golpeaba salvajemente o la aterrorizaba. La mantenía aislada del resto de su familia y sólo la alimentaba con comida para bebés y huevos cocidos. En la habitación donde ella estaba no había más que un orinal y una jaula donde la niña dormía cada noche, además de eso había ausencia casi total de luz.

Según los investigadores la niña sólo conocía 20 palabras, entre ellas se incluían frases como “¡para!” o ¡ya no más!”. Sin embargo la pesadilla de la nena después de ser descubierta (a la edad de 13 años, en 1970) apenas comenzaba ya que intrigados doctores y psicólogos querían hacerse cargo de la niña para realizar estudios e investigaciones.

Durante los próximos años la niña pasó de investigador a investigador quienes realizaron experimentos o estudios de dudosos resultados que no sirvieron en lo absoluto y sólo dieron un retroceso en la vida de Genie (como ellos la llamaron). No se sabe si ella sigue viva, pero si es así probablemente se encuentre confinada en algún hospital psiquiátrico con una vida que fue truncada a propósito por su propia familia.

Es increíble ver qué hay detrás de cada pequeña cosa cotidiana que nos encontramos, o de avances científicos que utilizaron como principal motor la experimentación humana. En Fullmetal Alchemist, “El Alquimista de la Vida” Shou Tucker tiene la habilidad de crear quimeras y además, que hablen. Todo un aparente logro para un científico de aquella época. Es por este logro que obtiene el titulo de Alquimista Nacional y para seguir manteniendo los privilegios que eso implica necesita presentar cada año una nueva investigación, mostrando así los avances transcurridos en esos doce meses.

El poder puede llegar a cegar a las personas, volverlas insensibles y más aun cuando hay de por medio dinero, privilegios y una reputación admirable. El doctor Tucker salió de la pobreza para llevar consigo bienestar aunque fuera sólo para si mismo.

Las investigaciones y experimentos de Shou Tucker durante su prueba para Alquimista Nacional dio como resultado una quimera que hablaba, pero la única frase que esta podía decir era“Quiero morir”. Se dice que la quimera dejo de hablar y murió días después. Dos años más adelante el científico tenía que mejorar sus investigaciones para seguir teniendo su tan preciado título, fue así como, al no tener nada nuevo que presentar y ver que el tiempo se le terminaba, utiliza a su propia hija y a su perro Alexander para crear otra quimera que con suerte sería mejor que la primera… y así fue.

Cegado por su propia ambición y el temor de volver a vivir en la miseria absoluta se convirtió en víctima de sus propios pecados.

DATO CURIOSO

El cantante estadounidense David Craig Simpson incluyó en su disco “Shiver” (2005) una canción titulada “Still Nina” (“Sigue siendo Nina”) cuya letra está basada en este personaje. Es una canción muy conocida entre los fans de FMA principalmente de habla inglesa.

A continuación dejo la letra de la canción (inglés y español) al igual que un link para descargar.

2ns9tkz

STILL NINA

It’s snowing
Let’s play outside, let’s make angels
I promise we’ll come back to play
I promise we’ll come back some day

And I wonder
What does it mean to say brother
Seated on cold metal shoulders
I love you is all I can say

Nina
Somewhere inside it’s still Nina

Drawings
To show me the way that you’re feeling
Asleep on the floor in the evening
Alive at the end of the day

Good morning
Remember to blow out the candles
There’s a look in his eyes I can’t handle
Rose petals all blown away

Nina
Somewhere inside it’s still Nina
Somewhere inside it’s still Nina
I won’t let them take you away

Nina
Somewhere inside it’s still Nina
Somewhere inside it’s still Nina
Nina I don’t want to say
Goodbye
Goodbye, goodbye
Nina.

—————————————————————————

SIGUE SIENDO NINA

Esta nevando,
vamos a jugar afuera, vamos a hacer ángeles.
Te prometo que volveremos para jugar.
Te prometo que volveremos algún día.

Y yo me pregunto
qué significa decir hermano
Sentada en esos fríos hombros de metal
Te amo, es todo lo que puedo decir.

Nina,
en algún lugar allí dentro sigue siento Nina.

Pintando,
para mostrarme la forma de tus sentimientos,
durmiendo en el suelo en la noche
viviendo al final del día.

Buenos días,
recuerda apagar las velas,
hay una mirada en sus ojos que no puedo manejar,
pétalos rojos volando por todas partes.

Nina,
en algun lugar allí dentro sigue siento Nina
en algun lugar allí dentro sigue siento Nina
No voy a dejar que te lleven.

Nina,
en algún lugar allí dentro sigue siento Nina
en algún lugar allí dentro sigue siento Nina
Nina, no quiero decir
Adiós,
Adiós, Adiós…
Nina.

PARA DESCARGAR Y/O ESCUCHAR LA CANCIÓN CLICK
AQUÍ

———————————————————
Más información:
– Cuando el experimento te llama “papá”
– El experimento del niño Alberto
– El experimento que gritaba “ya no más”

 

Advertisements